La Pastoral que buscamos


Cómo trabajamos

Todos los miembros de la Comunidad Educativa están implicados en esta tarea: Jesuitas, Profesores, Personal de Administración y Servicios. También contamos con padres y antiguos alumnos, Catequistas y Animadores no docentes.

Nuestro punto de partida es que todo el centro debe ser evangelizador; es decir que la misión de anunciar el mensaje de Jesús de Nazaret no debe ser responsabilidad de una serie de especialistas, sino un quehacer en el que todos los educadores del colegio, comenzando por el Equipo Directivo, se sientan inmersos.

Aun desde esta premisa, en el Colegio existe un Equipo de Pastoral que se encarga de acompañar, garantizar, respaldar, fortalecer la ignacianidad de todas las labores que se realizan en el centro. Velan porque en todos los Proyectos haya una explicitación directa de la fe en el Dios de Jesús de Nazaret. Planifican y programan la acción pastoral del colegio.

Forman parte de ese grupo  tutores y profesores, jesuitas y laicos, de perfiles diversos, pero que se sienten llamados a anunciar la Buena Noticia del Reino.

¿Qué Pastoral?

Buscamos una pastoral que sea profundamente coherente, antropológicamente significativa y que haga una explicitación del conocimiento y experiencia de Dios, según la Espiritualidad Ignaciana. Significa profundizar, al mismo tiempo, en lo antropológico y en lo teológico, entendiendo la vida cristiana como respuesta a una llamada: Vocación.

Desde este planteamiento han de entenderse las actividades pastorales ofrecidas a lo largo del curso: oración diaria, convivencias, retiros, celebraciones litúrgicas, encuentros intercolegiales… El objetivo final no es el de hacer muchas cosas, sino aquellas que puedan llegar más hondo, ayudando a los niños y jóvenes a descubrir su vida en clave creyente.